21 Abr

Historia del Karate Gi

El karate gi es el uniforme tradicional para la práctica del karate y está conformado por tres elementos: la chaqueta sin botones (Uwagi), la cual al ponérsela utiliza la solapa izquierda para cubrir la derecha, el pantalón (Zubon) y el cinturón (Obi).

La forma característica de la chaqueta data de la época feudal donde los samuráis utilizaban su espada al lado izquierdo de su cuerpo. Esto les permitía desenvainar de forma cómoda la hoja. En el caso en que lo hicieran por el derecho, corrían el riesgo que la empuñadura se atascara con la solapa, lo que significaba la muerte segura.

El color tradicional para el karate gi es el blanco, sin embargo, en algunas escuelas se ha popularizado el uso de otros colores como el negro, azul y el rojo.

El karate gi es muy parecido al judo gi, esto se debe a que Funakoshi comenzó a usar la prenda después de que Gigoro Kano el creador del judo se lo mostrara.

La historia cuenta que en el año de 1922 Gigoro Kano invitó a Gichin Funakoshi a Tokio para realizar una exhibición de karate.

Kano al percatarse que Funakoshi no tenía una vestimenta apropiada para el evento le sugirió vestirse con un judo gi. Funakoshi hacía sus prácticas en pantalón corto y camiseta, pues así se acostumbraba en Okinawa.

Kano le aseguró al Sensei Funakoshi que entendía perfectamente sus razones, pero que para los japoneses las cosas eran diferentes y era necesario que vistiera con una indumentaria más formal, de igual forma era importante usar un cinturón negro para que se apreciara claramente que sus habilidades eran las de un gran maestro.

Gichin Funakoshi quedó encantado con el uniforme, al igual que los asistentes a la exhibición y decidió llevarlo a Okinawa donde se popularizó entre los demás maestros.

El karate gi no es un simple uniforme que llevamos a las prácticas, es una prenda de sumo orgullo que se debe llevar con la importancia que se merece y  que define tres valores fundamentales en todo aquel que la usa: respeto, humildad y honor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *