29 Feb

Kime: convicción y potencia para realizar una técnica

Hacer las cosas con cierta displicencia o desgano es una de las actitudes que en ocasiones se aprecian en algunos practicantes de karate. Esto se debe a variados factores como la falta de energía, la falta de técnica o la falta de verdadera intensión.

Cuando nos referimos a la falta de verdadera intensión, estamos hablando de que el karateca no tiene suficiente Kime.

La palabra Kime hace referencia a la capacidad, actitud, velocidad y convicción del karateca para realizar un ataque o una defensa con la suficiente potencia.

De igual forma, entendemos el Kiai como la forma de proyectar nuestra energía a través de un grito, pues bien, el kime nos ayuda a proyectar el ki con el apoyo del cuerpo. Esto se logra poniendo toda nuestra energía mental y física en el momento del impacto.

Pero pedirle a un karateca que haga las cosas con más ímpetu no es suficiente, ya que todo tiene un proceso de aprendizaje que se debe ir adquiriendo con el tiempo.

Cuando realizamos las técnicas con kime podemos establecer 5 aspectos principales para tener en cuenta:

1. Relajación y contracción de los músculos

Antes del momento del impacto nuestros músculos deben estar relajados; sin embargo, al momento de llegar al objetivo, se debe concentrar toda la energía y tensión en nuestro oponente para que la energía continúe traspasando la barrera física.

2. Hikite

El hikite o mano que hala, es el movimiento rápido y seco que se ejecuta con el brazo contrario y en dirección opuesta al brazo que realiza la técnica. Realizar el hikite con la misma potencia con la que se realiza el ataque o bloqueo es necesario para mantener la potencia y velocidad.

3. Postura

Tener una posición firme, así como el tronco y la cabeza en una línea vertical, permiten que la técnica se mantenga correctamente. Una variación en la postura le restará eficacia a la acción.

4. Movimiento de la cadera

La energía con la que golpeas empieza en el piso, sube por las piernas, pasando por la cadera para llevarla hasta los brazos; por lo tanto, la cadera debe hacer un movimiento tanto correcto, como rápido.

5. La respiración

Cuando golpeamos o defendemos, la respiración toma su lugar como uno de los protagonistas principales. Comprimir el aire en el abdomen a la hora del impacto, seguido de un poderoso kiai te permitirán completar un poderoso kime.

 

Fuente: https://karateyalgomas.com/2016/12/11/kime/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *