09 May

La importancia de la humildad en el dojo.

Uno de los valores fundamentales y esenciales que se busca alcanzar durante la práctica del karate es la humildad. Esto se debe a que los japoneses son humildes por definición y no importa la clase social, los estudios, el cargo o el talento que una persona posea, esta deberá comportase siempre humildemente.

La palabra humildad proviene del latín humilĭtas, la que a su vez proviene de la raíz humus, que significa ‘tierra’.

Esto quiere decir, que  la persona que desciende al nivel de los demás es aquella que reconoce la dignidad de cada ser humano y acepta que todos provienen del mismo lugar, que todos provienen de la tierra.

Cuando ingresas al dojo no debes estar acompañado de la soberbia, lo cual es lo contrario a la humildad,  porque seguramente uno de los dos no cabrá en el pequeño espacio destinado para tu entrenamiento.

Al ingresar en el dojo debes ser lo más humilde que puedas, ya que de esto depende que puedas avanzar mental, física y espiritualmente.

A medida que algunas personas avanzan y se vuelven más diestros comienzan a sufrir una metamorfosis que los perjudica, llevándolos a vivir con una soberbia que no existe en el dojo.

A causa de esto pierden el sentido de la filosofía del karate.

El Sensei Gichin Funakoshi era un hombre extremadamente humilde, predicaba y practicaba una humildad profunda. Era un hombre del do y  nunca se preocupó por el tema de las competencias o por romper alguna marca.

Funakoshi decidió que el karate se debía enfocar en la auto perfección individual y estaba convencido de que la decencia y el respeto entre las personas era el máximo logro del ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *