05 Mar

Normas dentro del Dojo

Las normas del Dojo son reglas de comportamientos diseñadas para ayudar al propio funcionamiento del Dojo. Muchas de estas normas son de sentido común, muchas son simples buenos modales. La mayoría son recibidas de las tradiciones Japonesas, el hogar del Karate moderno.

En los dojos de Shotokan alrededor del mundo, existe adherencia estricta a la tradición, sin embargo también es flexible a los cambios por algo más adecuado dónde se requiera. Las actitudes varían de una nación a otra, por lo tanto variaciones a las reglas también existen. No hay justificación para la pereza, ni tampoco por la indiferencia de las reglas a causa de esta.

El dojo es un lugar sagrado, trátelo como tal. No es meramente un gimnasio ni tampoco cualquier centro de entrenamiento viejo. Cuide y siéntase orgulloso de su dojo, trátelo de la misma manera en que usted trata cualquier lugar de reverencia.

Karate es fácilmente confundido como un deporte rudo y exigente solamente el cual no sirve a otro propósito que el enseñar a sus participantes a herir otros de maneras desagradables. Nadie esta excento de las normas comunes de cortesías expresadas en las reglas del dojo. A menudo un estudiante avanzado muy familiarizado con el dojo y sus compañeros, trata de encontrar humor en su indiferencia de las reglas del dojo. Siempre recuerde que todo Karateka, sin importar si es cinturón negro o un principiante, entrenan en el mismo dojo en el mismo piso. Todos practican las mismas técnicas y aspiran hacia los mismos ideales. Por lo tanto, todos son gobernados por los mismos requerimientos de etiqueta:

  1. Cuándo entre o salga del dojo, siempre mire al frente, incline su cabeza (reverencia) y diga Oss!, luego mire en dirección a los otros estudiantes en la clase, inclínese y diga Oss! otra vez.
  2. Cuando llegue atrasado a la clase, arrodillase atrás o al lado  mirando  la clase en SEIZA. Hasta cuándo el instructor (o la persona a cargo de la clase) lo autorice a integrarse a la clase, permanezca en SEIZA incline su cabeza y diga “SHITSUREI SHIMASU” (discúlpeme por mi atraso). Parece mire al frente del dojo incline su cabeza y salude de nuevo con un fuerte Oss!, intégrese rápidamente al final de la clase. Los estudiantes que lleguen atrasados a la clase deben esforzarse al máximo por ser puntuales. Después de 10 minutos de iniciada la clase no se podrá entrar.
  3. No se quite ninguna parte de su KARATE GI durante la clase sin antes haber sido autorizado.
  4. No se debe comer, mascar chicle, fumar o beber en el dojo.
  5. Cuando se le pida proceder a una posición, o cuando se forme al comienzo de la clase o por otra razón durante la clase, siempre muévase tan rápido como le sea posible – no se pasee.
  6. Nunca practique kumite a menos que un instructor este presente. Cuándo practique kumite con un cinturón negro, haga lo mejor, pero muestre respeto por el grado. Si usted piensa que usted puede combatir más duro entonces hágalo, pero recuerde que ellos tienen su grado más bajo en mente cuando ellos están combatiendo, por lo tanto ellos no estarán combatiendo con toda su capacidad.
  7. No pregunte a un grado más alto por kumite. Usted no debe rehusar sin embargo, si un grado mas alto lo invita a combatir.
  8. No se deben violar los grados por ninguna razón sin el permiso del instructor. Nunca camine en medio de las filas, ni entre el instructor y los estudiantes. Si usted tiene que salirse de su posición, hágalo por detrás de su fila hacia cualquier lado de la clase y proceda de allí.
  9. Dirige a su instructor como SEMPAI, SENSEI o SHIHAN, dependiendo de su grado. No se dirija a un instructor por su primer nombre en la clase.
  10. No jure, no se ría tontamente, no hable, no haraganee o actúe desatentamente durante el entrenamiento. Trate su entrenamiento seriamente; no es cuestión de risa. Un karateka debe estar siempre alerta y tener un buen comportamiento. La posesión de un grado mayor (especialmente el cinturón negro) no es su boleto a la relajación y la familiaridad en el dojo. No malgaste su tiempo y el de los demás si usted no esta preparado para tratar su instrucción y sus compañeros de karate con el respeto y la seriedad merecidos. Esto incluye abandonar el entrenamiento antes de terminar las clases. A menos que el instructor autorice algo diferente el estudiante debe permanecer en la clase hasta la terminación del saludo final. El abuso de esta regla no será tolerado.
  11. Arrodillece en la rodilla derecha para ajustarse o atarse el nudo en su cinturón. Gire a la derecha, lejos del frente de la clase, o de su compañero de práctica para ajustarse su dogi. Aprenda a respetar su cinturón como un símbolo de sus esfuerzos en el entrenamiento.
  12. Su karate gi debe estar siempre limpio y ordenado. Su cinturón se debe secar al aire pero nunca debe ser lavado, debido a que este contiene simbólicamente el espíritu de su esforzado entrenamiento.
  13.  Escucha cuidadosamente las direcciones del instructor. Recuerde que el instructor no le pedirá que usted realice algo que el o ella sepa que usted no puede hacerlo. Reconozca todas instrucciones con un fuerte Oss!.
  14. El instructor, quienquiera que puede ser, deber ser tratado con el respeto que usted mismo esperaría de otros como cortesía común. Si usted no puede mostrar el respeto hacia una persona que toma su tiempo para enseñarle, entonces usted no pertenece a un dojo de karate. Nunca ponga en duda su dirección; nunca hable en la clase a menos que sea preguntado por el instructor. Tal obediencia desarrolla un lazo de confianza entre el instructor y el estudiante, el cual mejora la receptividad mutua, simplificando y acelerando el proceso de aprendizaje.
  15. Por motivos de seguridad y orden, no lleve joyas durante el entrenamiento, o cuando se ponga su karate gi.
  16. Mantenga siempre las uñas de sus pies y de sus manos limpias y cortas. Asegúrese siempre de lavar sus pies, unas y manos antes del entrenamiento. En el entrenamiento a menudo usted trabaja muy cerca con otros. Nadie aprecia entrenar con alguien que está sucio.
  17. Asegúrese de ir al baño antes de comenzar el entrenamiento. Un golpe accidental a una vesícula repleta puede ser extremadamente peligroso. Trate también de recordar que no es bueno para el cuerpo entrenar con un estómago lleno, así que evite de comer por lo menos una hora antes de comenzar las clases.
  18. El dojo es nuestra casa, por lo tanto cuidemos de él y de toda la implementación ya que son para el beneficio de todos.
  19. Sea sincero con su entrenamiento y hágalo con disciplina, no cree justificaciones para no asistir regularmente porque para usted siempre serán válidas; pero en el dojo sus compañeros y su sensei sabrán identificar su espíritu de karate.
  20. Sienta el dojo como su hogar; apóyelo, cuídelo, respételo y amelo porque es aquí donde encontrará el “camino”.